Skip to content

Cuentos de Guacamalindo

Guacamalindo portada

Los peculiares habitantes de este pueblo y sus historias, se mueven entre la sonrisa, el esperpento y la magia. Guacamalindo es una curiosa localidad donde cualquier cosa puede ocurrir…

La gran apuesta de Don Zacarías Gemma Solsona

Cuando aún era joven, Zacarías Bajomonte y un inglés llamado John Toole realizan la apuesta más extraña que se ha escuchado nunca en Guacamalindo: si uno de los dos llega a los cien años, se quedará con toda la fortuna del otro. Zacarías sólo tiene unas cuantas gallinas y una colección de sellos sin demasiado valor, pero Toole es multimillonario. El día antes de que Zacarías cumpla 100 años, un hecho inesperado cambiará el curso de los acontecimientos para la familia Bajomonte…

Hay Cosas que Vale más no Saber Gemma Solsona

La madre de Benigna muere al darla a luz en el prostíbulo donde trabaja. Allí transcurrirán los primeros años de la niña, hasta que al llegar a la pubertad descubre que posee un extraño don que le permite adivinar las circunstancias de la muerte de todos aquellos que la rodean.

Un Milagro para un Santo Gemma Solsona

El alcalde de Guacamalindo, Don Honorio, ha decidido construir la primera iglesia en el pueblo, pero para ello antes deben hallar un santo a quien dedicarla y milagros que justifiquen la beatificación. Y el destino tendrá una forma muy caprichosa de mostrarles quien será la Santa de Guacamalindo…

Por las Barbas de Gerardo Dijoux Gemma Solsona y Tebu Guerra

Reynaldo siempre había querido ser maquillador de cine, pero ahora está casado y emplea su arte en una funeraria, intentando dejar a sus clientes con el mejor aspecto posible antes de su “último viaje”. Su gusto por dar a los difuntos el aspecto de estrella de cine le empuja a cortar las barbas a Gerardo Dijoux, con la intención de recrear en el difunto el aspecto de Clark Gable. Sin saberlo, ésto será una pieza clave en un plan urdido a sus espaldas.

***

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: